Tratado Cuarto. Cómo Lázaro Se Asentó Con Un Fraile De La Merced, Y De Lo Que Le Acaeció Con Él

Tratado cuarto. Cómo Lázaro se asentó con un fraile de la Merced, y de lo que le acaeció con él

Los primeros zapatos que rompí

Un fraile de la Merced.

La orden de los mercedarios se fundó para asistir y rescatar a los prisioneros cristianos capturados por los musulmanes, pagando el rescate de los prisioneros pobres o en algunos casos cambiando sus vidas por las de ellos.
Los frailes, a diferencia de los monjes, realizan su servicio a la sociedad fuera del convento o ermita.
Hube de buscar el cuarto, y éste fue un fraile de la Merced, que las mujercillas que digo me encaminaron, al cual ellas le llamaban pariente. Gran enemigo del coro y de comer en el convento, perdido por andar fuera, amicísimo de negocios seglares y visitar, tanto que pienso que rompía él más zapatos que todo el convento. Éste me dio los primeros zapatos que rompí en mi vida; mas no me duraron ocho días, ni yo pude con su trote durar más. Y por esto, y por otras cosillas que no digo, salí de él.
Perdido por andar fuera, amicísimo de negocios seglares y visitar...