Tratado Segundo. Cómo Lázaro Se Asentó Con Un Clérigo, Y De Las Cosas Que Con Él Pasó
Rogaba a Dios que cada día matase el suyo
Y porque dije de mortuorios, Dios me perdone, que jamás fui enemigo de la naturaleza humana sino entonces. Y esto era porque comíamos bien y me hartaban. Deseaba y aun rogaba a Dios que cada día matase el suyo. Y cuando dábamos sacramento a los enfermos, especialmente la extremaunción, como manda el clérigo rezar a los que están allí, yo cierto no era el postrero de la oración, y con todo mi corazón y buena voluntad rogaba al Señor, no que le echase a la parte que más servido fuese, como se suele decir, mas que le llevase de aqueste mundo.

Hambre, el fin de la Edad Media y el autor del Lazarillo

Entre 1310 y 1330 Europa había sufrido una gran hambruna, debido a las malas cosechas y a la falta de comercio debido a una pobre organización social.
Además en los años 1346-53 la epidemia de Peste Negra había matado a un tercio de la población de Europa. El desorden y el desastre fueron tales que se comenzó a dudar del sistema medieval de señores y vasallos y de la religión, que no habían evitado la tragedia.
El Lazarillo critica a quienes mandaban: a los señores feudales y a la Iglesia Católica, que cometía excesos. El autor del Lazarillo prefirió permanecer en el anonimato para que los poderosos no le hiciesen mal.
Y cuando alguno de éstos escapaba, ¡Dios me lo perdone!, que mil veces lo daba al diablo; y el que se moría, otras tantas bendiciones llevaba de mí dichas. Porque en todo el tiempo que allí estuve, que serían casi seis meses, solas veinte personas fallecieron, y éstas bien creo que las maté yo, o, por mejor decir, murieron a mi recuesta; porque, viendo el Señor mi rabiosa y continua muerte, pienso que holgaba de matarlos por darme a mí vida. Mas de lo que al presente padecía, remedio no hallaba; que, si el día que enterrábamos yo vivía, los días que no había muerto, por quedar bien vezado de la hartura, tornando a mi cotidiana hambre, más lo sentía. De manera que en nada hallaba descanso, salvo en la muerte, que yo también para mí, como para los otros deseaba algunas veces; mas no la veía, aunque estaba siempre en mí.
Pensé muchas veces irme de aquel mezquino amo; mas por dos cosas lo dejaba: la primera, por no me atrever a mis piernas, por temer de la flaqueza que de pura hambre me venía; y la otra, consideraba y decía: «Yo he tenido dos amos: el primero traíame muerto de hambre y, dejándole, topé con este otro, que me tiene ya con ella en la sepultura; pues si de éste desisto y doy en otro más bajo, ¿qué será, sino fenecer?». Con esto no me osaba menear, porque tenía por fe que todos los grados había de hallar más ruines. Y a abajar otro punto, no sonara Lázaro ni se oyera en el mundo.