Cómo Lázaro Se Hizo Guía De Un Ciego
Comenzaba la fuentecilla a destilarme en la boca