Tratado Quinto. Cómo Lázaro Se Asentó Con Un Buldero, Y De Las Cosas Que Con Él Pasó
Echóse a los pies del señor comisario y, demandándole perdón, confesó haber dicho aquello por la boca y mandamiento del demonio;