Tratado Tercero. Cómo Lázaro Se Asentó Con Un Escudero Y De Lo Que Le Acaeció Con Él
Rió tanto que muy gran rato estuvo sin poder hablar