Tratado Segundo. Cómo Lázaro Se Asentó Con Un Clérigo, Y De Las Cosas Que Con Él Pasó
Qué podría ser comer el queso y no caer ni quedar dentro el ratón.